Compartir con :Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

El Ministerio del Interior ha presentado el balance 2017 de prevención y lucha contra la trata de seres humanos, un delito tipificado en el Código Penal con el artículo 177 bis:

La trata es la captación, el traslado, la acogida o la recepción de personas a través de medios ilícitos como la violencia, amenazas, el engaño, el rapto, el abuso de poder o el abuso de una situación de vulnerabilidad o otros elementos de coacción, con la finalidad de ser sometidas a explotación.

La manera en la que se muestran algunos de los resultados que aparecen en el balance pero provocan cierta confusión ya que mezclan víctimas de diferentes delitos. Por ejemplo, en ‘Actividad contra la trata sexual’ el Ministerio del Interior asegura que, en 2017, se han identificado 577 víctimas pero, a continuación especifica que, de estas, tan solo 155 son víctimas de trata con fines de explotación sexual. El 73% restante han sufrido pues otro delito, el de explotación sexual.  Con los atestados policiales sucede lo mismo. Aparece una cifra global, 145, pero de estos son 73 los de trata con fines de explotación sexual. En la trata con fines de explotación laboral se da una idéntica situación que en la sexual. Se suman las víctimas de trata con fines de explotación laboral, 58, y las víctimas de explotación laboral, 475, mostrando una cifra, que no responde a la realidad del título del balance, que es dar los resultados sobre el delito de trata, no los de trata y explotación.

Tras leer el balance en materia de trata, ¿cuál ha sido el impacto real de las actuaciones policiales? ¿Cuántos periodos de restablecimiento y reflexión se han ofrecido? ¿Cuántas víctimas de trata lo han solicitado? ¿Cuántas han denunciado? ¿A cuántas se les ha reconocido como testigos protegidos? ¿Cuántas de las personas detenidas se encuentran en prisión provisional? Lo desconocemos…

 

indentificaciones

detenciones