Compartir con :Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

La Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC) ha publicado el Global Report on Trafficking in Persons, un estudio que analiza alrededor de 24.000 casos de trata documentados en 2016 en 142 países, entre los cuales se encuentra España.

Según este documento bianual, la trata con fines de explotación sexual continúa siendo la forma de trata más detectada, un 59%, y la mayoría de sus víctimas son mujeres y niñas. En cambio, en la trata con fines de trabajo forzado, un 34%, las víctimas acostumbran a ser hombres.

No obstante, existen en el mundo miles de víctimas que trabajan en condiciones de esclavitud, por ejemplo,en tareas domésticas, en sectores como las pesca ola minería, la mendicidad infantil y la extracción de órganos y tejidos.

En cuanto a España, el Global Report on Trafficking in Persons recoge datos facilitados por el CITCO. Durante el periodo 2014-2016 indica que se detectaron 616 víctimas y que la mayoría de víctimas que identificaron los cuerpos de seguridad del Estado son de Rumanía, Nigeria y China. Concretamente, en 2016, de las 193 víctimas de trata detectadas en España, 148 casos fueron por trata con fines de explotación sexual, 25 por trata con fines de trabajo forzado, 15 por trata para la comisión de delitos, 4 por trata con fines de matrimonios forzados y 1 por trata con fines de mendicidad forzada.

Por otra parte, el informe alerta de que los conflictos armados generan un entorno donde la trata puede prosperar debido a las vulnerabilidades sociales y económicas de las zonas en guerra, la erosión del Estado de Derecho, el desmantelamiento de las instituciones e impunidad y los desplazamientos forzados. Además los grupos armados usan este delito para financiarse e incluso para atraer a nuevos reclutas con promesas como recompensarles con esclavas sexuales.

Puedes ampliar la información en: