Compartir con :Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Som refugi per a la proteccióDiversas organizaciones especializadas en asilo y trata de seres humanos (TSH), así como otros actores implicados en la materia, a lo largo de la jornada Som refugi per a la protecció?’, organizada por SICAR cat conjuntamente con el CICAC y el ACNUR y disponible en vídeo, pidieron una mayor implicación de los abogados y abogadas de oficio ya que ésta aumentaría la detección de casos susceptibles de protección internacional y de víctimas de TSH, en escenarios vulnerables como son los CIE, los puertos, las cárceles y los aeropuertos.

Elena Arce (Defensor del Pueblo), que hizo la ponencia inaugural sobre la TSH en España, recordó que los abogados y las abogadas deben ser capaces de defender la necesidad de un período de restablecimiento y reflexión para las víctimas de TSH. Por su parte, Francisco Ortiz (ACNUR), durante su intervención, recalcó que entre las víctimas de TSH hay personas que pueden ser solicitantes de asilo y que, por tanto, se les debe brindar la debida protección internacional y respetar el principio de no-devolución.

Fernando Rodríguez (Fiscalía de Extranjería), Joan R. Puig Pellicer (CICAC) y Rosa Cendón (SICAR cat) profundizaron sobre el papel de los letrados. Rodríguez afirmó que tanto el Protocolo marco como el Protocolo catalán de protección de víctimas de TSH son escasos en materia de protección y asistencia a las víctimas, por lo que son incompletos.

Tríptico facilitado a los asistentes de la Jornada que será distribuido en los 14 Colegios de Abogados de Catalunya

Además, Puig Pellicer añadió que desde la abogacía institucional están trabajando con otros abogados y entidades especializadas, como SICAR cat, para elaborar varios protocolos de actuación en extranjería. Finalmente, Rosa Cendón denunció las dificultades de acceso con las que se encuentran las ong en espacios como el aeropuerto de El Prat ya que, en el supuesto de que quieran apoyar a un abogado que está asistiendo allí a una persona susceptible de protección, el cuerpo policial es quien decide si la entidad puede acceder.

En cuanto a experiencias en escenarios concretos, Rocío Sierra (Algeciras Acoge) explicó que muchas mujeres internadas en el CIE de Algeciras desconocen su situación, es decir, no saben que están allí para ser expulsadas ni que aquello es un centro de internamiento. También Carolina Villacampa (Universidad de Lleida) presentó, a lo largo de su ponencia, una investigación sobre TSH para la explotación criminal que hizo en dos prisiones catalanas, en colaboración con la Universitat Rovira i Virgili. Según Villacampa, de un total de 45 mujeres entrevistadas, el estudio concluyó que diez eran víctimas de TSH y que estaban condenadas por delitos cometidos durante la fase de explotación.

Por su parte, Javier Galparsoro (CEAR Euskadi), que atendió por primera vez a un polizón en 1991, explicó que no era lógico que en el norte de España se concentre la mayor asistencia letrada de las ong y de la policía, respecto a otros puntos fronterizos marítimos de España como sería la costa del mediterráneo. Respecto al aeropuerto de Barajas, Paloma Favieres (CEAR Madrid) afirmó que sólo se activó el protocolo por denegación de entrada por parte de la policía a dos mujeres mientras que María Saiz (Cruz Roja) recalcó la especial atención de la filiación en menores acompañados por adultos.

Finalmente, Isabel Herranz ofreció su testimonio como abogada de oficio ya que en 2013 se encontró con el primer caso de asilo de su carrera. Herranz recomendó a los abogados y a las abogadas presentes en la jornada que no deben tener vergüenza a la hora de preguntar a entidades especializadas sobre temas de los que necesitan más información si pretenden ofrecer una buena asistencia.