Compartir con :Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

El día a día de los recursos residenciales de SICAR cat están llenos de pequeños grandes momentos que los convierten en únicos, tan únicos como nuestras protagonistas, las mujeres que atendemos.

El hecho de compartir un plato del país de origen de alguna usuaria, que ha cocinado ella misma para sus compañeras y el equipo profesional, puede convertirse en el preámbulo de una sobremesa distinta, una invitación a conectar sus raíces del pasado con el presente y a ponerlas en común con el resto de compañeras. Al fin y al cabo, la interculturalidad es una parte intrínseca de la cotidianidad de SICAR cat y, en ocasiones, ésta se manifiesta en la comida.

Poco a poco nos vamos haciendo …

Vida, sonrisas, lágrimas, dolor y esperanza, gritos y silencios compartidos con nuestra compañeras de viaje.

Juntas nos vamos haciendo, aprendemos y generamos complicidades y tantas veces,  desde lo más cotidiano de la vida como puede ser preparar juntas una comida con aroma lejano, con nostalgia de tierra, de seres queridos …

Y en ese encuentro al calor del fuego, poco a poco “cocinando” nos vamos poniendo nombre y desvelándonos como mujeres valientes, fuertes, luchadoras …

Y poco a poco nos vamos queriendo y se van despertando las ganas de vivir, las ansias de libertad, la profunda fe en la vida!!