Compartir con :Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Nuevamente, nos hemos reunido con el Consulado de Rumanía y, en esta ocasión, ha venido acompañado por una delegación encabezada por la Secretaria de Estado del Departamento de Igualdad de Oportunidades y un par de expertos en materia de violencia machista, que también se han entrevistado con la consellera de Benestar Social i Família, Neus Munté.

Este encuentro ha sido una oportunidad para hablar de políticas de prevención y de atención a las víctimas de la trata de personas, para plantear las posibles causas que han generado que ciudadanas rumanas se convirtieran en víctimas, para compartir algunas claves que la experiencia nos ha permitido identificar, …

Es por este motivo que valoramos muy positivamente la reunión porque, como ya subrayamos hace unos años en la jornada de sensibilización dirigida al cuerpo consular en materia de trata, consideramos que Embajadas y Consulados tienen un papel importantísimo también en la lucha contra la trata de seres humanos.

Por un lado, deberían estar atentos a las posibles causas de tipo estructural que hayan podido provocar y facilitar estas situaciones con el objetivo de poder analizar el impacto de determinadas políticas públicas o decisiones políticas.

Además, se deberían corresponsabilizar también en la respuesta de protección y atención que se les debe facilitar a las víctimas pues, en definitiva, son conciudadanas suyas que han sido explotadas en Catalunya, por lo que necesitan contar con el apoyo de sus autoridades, de su gobierno.

A menudo, observamos que hay respuestas coordinadas entre el ámbito diplomático y nuestras autoridades a la hora de dar respuesta a situaciones de emergencia como un atentado, un homicidio, una posible catástrofe natural … Pero, ¿y ante una grave violación de Derechos Humanos?

¿Por qué tenemos escasos ejemplos de autoridades de los países de origen que hayan reaccionado ante titulares de prensa donde se manifiesta explícitamente la nacionalidad de las víctimas, así como la situación de explotación que han vivido

La mayoría de respuestas que hemos obtenido del ámbito diplomático al respecto son más reactivas a nuestras peticiones que no fruto de una actitud proactiva ante las situaciones de las que tienen conocimiento por otras vías, como sería la prensa.