Compartir con :Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

arEl pasado 4 de mayo, en ‘El Programa de Ana Rosa’ (Telecinco) se emitió un reportaje tachado por el propio espacio como pieza de periodismo de investigación (‘AR investigación’): ‘La prostitución agresiva de La Rambla: prostitutas que acosan y roban a clientes y turistas’. Desde SICAR cat, como entidad especializada en atención integral a víctimas de trata de seres humanos, consideramos oportuno hacer algunas observaciones respecto al contenido.

Por un lado, nos llama la atención que haya sido precisamente este programa el responsable de este reportaje. Hay que tener en cuenta que, Ana Rosa Quintana, presentadora del programa, es madrina de la campaña de sensibilización de Policía Nacional #DoyLaCara #ContraLaTrataNoHayTrata, un proyecto de sensibilización del Plan policial de lucha contra la trata, que ha contado con el apoyo de Mediaset, grupo al que pertenece la cadena Telecinco. Sin embargo, después de ver el reportaje del pasado día 4, las que hasta hace poco eran vistas como víctimas por el mismo programa se han convertido en victimarias.

Afirmaciones como ‘Las nuevas prostitutas no practican sexo (10”) o’ La escasez del trabajo lleva al colectivo a asaltar a personas en plena calle (01:06′) son algunas de las frases poco rigurosas de este reportaje, falto de fuentes especializadas (cuerpos de seguridad, entidades especializadas), y que además vulnera criterios del Código Deontológico del Colegio de Periodistas de Catalunya:

  • Criterio 1: Informar de manera cuidadosa y precisa
  • Criterio 6: Conciliar los derechos individuales con el derecho al público a saber
  • Criterio 9: Respetar el derecho a la privacidad
  • Criterio 10: Salvaguardar la presunción de inocencia
  • Criterio 12: Salvaguardar la dignidad de las personas y su integridad física y moral

Por otra parte, la trata de seres humanos es un delito tipificado en el Código Penal (Art. 177 bis reformado por LO 1/2015 de 30 de marzo), que incluye diferentes formas de explotación, como la explotación para la comisión de delitos. ¿El periodista se ha planteado esta posibilidad?