Compartir con :Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

img-20170709-wa0027En verano, las actividades acuáticas siempre son bienvenidas a la hora de amenizar las tardes de julio y un grupo de usuarias se han iniciado en el aquagym. Si bien la práctica regular de deporte incrementa la condición física también conlleva beneficios a nivel psicosocial, como la disminución del estrés, el aumento de la confianza,… beneficios que se convierten en aliados de los procesos de recuperación de las víctimas de trata.

Desde el área de salud, promovemos, a lo largo del año, actividades y talleres orientados a mejorar la calidad de vida de las personas que atendemos. Generalmente, las actividades tienen lugar fuera de los equipamientos de la organización, en espacios relacionales distintos.

En la medida de lo posible, se busca un equilibrio entre las actividades que se realizan en grupo y las individuales. Así, cada mujer tiene la oportunidad de afianzar lazos con las otras usuarias y, a la vez, puede ampliar su red social cuando acude sola a algún taller.